soldadura por puntos

APLICACIONES DE LA SOLDADURA POR PUNTOS

     La soldadura por puntos es un método de precisión realizado con chapas o láminas de metal, aluminio o aleaciones del cobre de espesores pequeños de 0.5 mm, donde uno o varios puntos de dos piezas coinciden.

     El proceso de la soldadura por puntos se puede llevar a cabo de dos formas: de manera unilateral, que se emplea cuando no es posible aplicar los electrodos por los dos lados de las piezas y se debe tener una alta conductividad eléctrica y térmica y mantener la dureza hasta un máximo de 400°C.

     De manera bilateral, que se efectúa conectando los electrodos al devanado secundario del transformador de soldadura. Esto, provoca un aumento del calentamiento local, lo que conlleva a que la capa superficial de la unión se ablande, siendo éste el punto de contacto en un estado plástico.

     También existe una variedad de soldadura llamada soldadura con salientes, donde se estampan los salientes en cualquier lado de la pieza a soldar. El material se posiciona de manera solapada entre losas hechas en cobre, conectadas al devanado secundario del transformador. Una vez más, se aplica corriente eléctrica que resulta en aumento de temperatura, para finalmente, al desconectar dicha corriente, se efectúa la compresión en el punto de unión.

EL MÉTODO DE LA SOLDADURA POR PUNTOS

     La soldadura por puntos consta de las siguientes fases: primeramente, se posicionan los materiales o chapas a soldar entre los electrodos o pinzas, luego se acercan dichos electrodos para iniciar el paso de corriente en el punto de fusión adecuado, una vez calentado el material sigue el tiempo de forja que es la unión de las piezas, posteriormente transcurre un tiempo de enfriamiento en el que se ejerce la presión necesaria, y finalmente se realiza la soldadura de forma completa al dejar secar y solidificar el producto resultante.

     A pesar de que todo el proceso parece tedioso, el tiempo de soldeo regular ronda entre los 0.01 y los 0.63 segundos, dependiendo de la fuerza y el grosor de las piezas, toda una novedad tecnológica que se ha ido especializando con el paso de los años y la evolución del mercado.

     Este método es uno de los más utilizados en las industrias donde se requieran piezas con buenos acabados ya que se destaca por sus características de precisión y agilidad en los procesos de soldadura. La soldadura por puntos es un método que debe ser manejado por técnicos especializados en matricería industrial; sin embargo, suele ser económico y agilizan los procesos ya que requiere de poco tiempo para realizarlo.

     Así mismo, soldar por puntos se ha convertido en una alternativa clave para la fabricación de piezas a grandes escalas y de forma automatizada, particularmente aquellas que incluyen el uso de robots o maquinaria que pueda ser programada a través de un computador. También se pueden incluir en procesos de bandas, por lo que su funcionalidad se adapta a numerosas necesidades y exigencias del mercado industrial contemporáneo.

LAS GRANDES INDUSTRIAS

     En diversos sectores el método de soldadura por puntos se aplica en las grandes industrias para la construcción o reparación de vagones, la manufactura de máquinas y aparatos, la ortodoncia, aunque es un proceso no industrial, soldadura de pilas y para industrias sumamente grandes como la automotriz y la aviación, donde se fabrican y reparan piezas con robots o máquinas portátiles que no requieren una mecanización posterior.

     El proceso de soldadura por puntos se hace con resistencia basada en la precisión y temperatura; se debe a que la construcción y reparación de materiales ocurren a la perfección sin tantos materiales solo se necesita lograr fundir con calor el material que se necesita. Conoced lo que ofrece Estampaciones JOM para vosotros al pinchar aquí.