El año pasado, el 2015 fue el año internacional de la luz.  Más que una mención simbólica hecha por la ONU, fue un año en que se tomó conciencia sobre la importancia de esta tecnología para el desarrollo de las ciudades y sobre la evolución misma que han tenido estos sistemas al llegar el siglo XXI.
La iluminación LED sostenible en plazas públicas, calles y edificios es posible con las nuevas tecnologías en la materia. La iluminación LED garantiza una mejor calidad de vida y proporciona seguridad. Esto mejora la imagen de las ciudades, constituyéndose en una tendencia que persigue un diseño atractivo de las ciudades en crecimiento.