Soldadura industrial

Tipos de soldadura industrial

Estampaciones JOM, gracias a sus actualizaciones y renovación constante dentro del campo industrial, ha logrado incursionar en nuevos campos y técnicas más específicas, con la intención de seguir generando soluciones más acertadas. En consecuencia, uno de los procedimientos que ha requerido una revisión más profunda en los últimos años, es el de la soldadura industrial.
     En términos simples, la soldadura industrial es un sistema de precisión que se realiza con láminas de metal, aluminio o aleaciones del cobre, cuyos espesores suelen ser pequeños (0,5 milímetros aproximadamente), y donde uno o varios puntos de dos piezas coinciden para ser unificados. 
     Todo este proceso puede realizarse de dos formas: la primera es unilateral, empleada cuando no es posible aplicar los electrodos de soldeo por ambas caras de las piezas y se debe tener una alta conductividad eléctrica y térmica, con la finalidad de mantener la dureza hasta una temperatura máxima de 400°C.
     Por otro lado, la soldadura industrial bilateral, conecta los electrodos al devanado secundario del transformador de soldadura. Con esta acción, se provoca un aumento del calentamiento local, lo que conlleva a que la capa superficial de la unión se ablande, siendo éste el punto de contacto en un estado plástico o lo suficientemente maleable para las acciones posteriores.

Consideraciones importantes sobre la soldadura industrial

     En el ámbito del estampado y la matricería, la soldadura industrial se lleva a cabo de la siguiente manera: primeramente, se posicionan los materiales o laminas a soldar entre los electrodos o pinzas, luego de esto, se acercan dichos electrodos para iniciar el paso de corriente en el punto de fusión adecuado, una vez calentado el material, sigue el tiempo de forja que es la unión de las piezas, posteriormente transcurre un tiempo de enfriamiento en el que se ejerce la presión necesaria, y finalmente se realiza la soldadura de forma completa al dejar secar y solidificar el producto resultante.
     A pesar de la complejidad de todo el proceso, el tiempo de soldadura industrial suele oscilar entre los 0.01 y los 0.63 segundos, dependiendo de la fuerza y el grosor de las piezas. Este método es uno de los más utilizados en las industrias de estampado donde se requieran piezas con buenos acabados, ya que se destaca por el alto grado de precisión y agilidad en los procesos de soldadura; en la mayoría de los casos, este proceso es económico y requiere de poco tiempo para realizarlo.

Estampaciones JOM: soldaduras con garantía y profesionalismo

     En diversos sectores, el método de la soldadura industrial se aplica en campos de grandes dimensiones como la construcción o la reparación de vagones, la manufactura de máquinas y aparatos, e incluso en algunos más detallados o de menor tamaño como la ortodoncia, soldadura de pilas entre otras.
     Para consolidar las bases fundamentales del estampado, la soldadura se hace con un grado de resistencia basado en la precisión y temperatura adecuada; esto se debe a que la construcción y reparación de materiales ocurren a la perfección sin el uso ostentoso de muchos materiales, solo es necesario hacer uso de aquellos que logren generar el punto de fundido en el material que se necesita. Si queréis conocer más de cerca lo que ofrece Estampaciones JOM para vosotros en cuanto al sistema de soldado, pinchad aquí.